QUÉ HACEMOS

MEDICINA ANTROPOSÓFICA

Es la medicina que se nutre de los fundamentos antroposóficos para AMPLIAR la medicina académica convencional  y comprender al ser humano, de forma  que pueda ser visto INTEGRATIVAMENTE con  lo corpóreo – vital  (fisiología) y lo anímico (emocional)-espiritual (yo)  de forma indisoluble,  en relación con los reinos de la naturaleza,  a la vez que es un ser tripartito en sus actividades  del pensar, sentir y voluntad, lo cual son las formas como se manifiesta en el mundo. Nunca se opone a la medicina convencional, al contrario siempre parte de sus fundamentos como ciencia natural, compartiendo su método científico y ampliándolo con sus propios métodos de observación.

Su punto de apoyo como medicina es la SALUTOGENESIS, es decir qué GENERA SALUD, con la plena confianza en las fuerzas  curativas propias del ser humano, en su capacidad de organización y regeneración,  las cuales tendrán que ser apoyadas en las crisis o enfermedades para generar un impulso  en los diferentes  ámbitos y desde ahí logre en libertad volver a su armonía individual.

Incluimos también la patogénesis (qué genera enfermedad), la cual también es motivo de profundización, más siempre la comprendemos ligada a la individualidad  de cada ser humano, como proceso de un hilo conductor de su propia vida (biografía).

 

Todo ello en un contexto que siempre va armónicamente en movimiento con el cosmos desde donde el ser humano es parte de la TOTALIDAD  y cualquier fragmentación puede ser comprendida como posibilidad de enfermar.

La enfermedad  por lo tanto nunca será unicausal  (causa-efecto), sino  la posibilidad multicausal que incluye lo terrenal  (genética, entorno, herencia), unido a un destino como decisión individual, desde donde el ser humano en continuo devenir, si decide, puede lograr un impulso verdadero que le conduzca  de nuevo al encuentro con su propio destino y con lo divino que hay en él.

COMO SE EJERCE?

De igual manera como se ejerce la medicina convencional , en consultorio  y con encuentros entre médico- paciente que son siempre de más de una hora de duración  y donde  además del diagnóstico en lo físico, el paciente  puede recibir una ampliación de su proceso que tiene que ver con su alma y su espíritu.

Desde ahí el paciente  decide en libertad un camino de autoconocimiento de la mano de la enfermedad  acompañado por tratamientos igualmente convencionales , como otros que le apoyan en otros ámbitos de su cuerpo vital y anímico – espiritual:  medicamentos (homeopatía), masaje pressel,  arteterapia, psicoterapia, biografía terpaeútica, terapia del movimiento (euritmia).

El sistema de la Medicina Antroposófica